Kitz Corporation of Europe

¿Sabías que...?

¿Qué son las VÁLVULAS para SERVICIO CRIOGÉNICO?

Son válvulas con un diseño especial que permiten ser manipuladas a unas condiciones extremas de temperatura. Las temperaturas criogénicas
se consideran normalmente por debajo de -100°C.

Uno de los principales beneficios del uso de la criogenia es que permite manipular los gases en estado
líquido, reduciendo considerablemente su volumen, llegando a reducciones de hasta 1:600, como es el caso
del GNL (gas natural licuado).

Esto conlleva a una reducción de espacios de almacenamiento, tiempos y
costes de transporte. Algunos de los gases para los que se usan estas válvulas, ver figura 1.

Debido a la naturaleza frágil y quebradiza del acero al carbono a baja temperatura, este material no es
adecuado para aplicaciones criogénicas. Los aceros al carbono se pueden utilizar en servicio a baja
temperatura hasta aproximadamente -46°C, con las pruebas y precauciones adecuadas. La mayoría de los
materiales no ferrosos son adecuados para servicios a baja temperatura. Los aceros inoxidables
austeníticos pueden soportar temperaturas de hasta -275°C aproximadamente.

Principales características de las válvulas criogénicas

 

  • Uso de aceros inoxidables para válvulas criogénicas, excluyendo aceros al carbono
  • Extensión de la prensa para elevar la zona de la estopada y evitar que se congele.
  • Montaje del eje por la prensa (superior) debido a su longitud. 
  • Valvula unidireccional, lleva un sistema de alivio de presión, siempre aguas arriba. Los diseños de KCE incorporan un taladro de
    descompresión en la esfera para los tamaños pequeños y un muelle tras el asiento en los tamaños grandes.
  • Materiales de juntas y diseño especiales adaptados a temperaturas criogénicas.
  • Alivio de presión entre cavidad del cuerpo y cavidad extensión.
  • Torques de actuación elevados debido a rigidez de los asientos al alcanzar temperaturas criogénicas.

Figura 1.

preloader